Qué partes y componentes del vehículo se revisan en la Revisión Técnica Obligatoria

Escrito el 31/01/2021
Martín Porcilio


La Revisión Técnica Obligatoria no solo es un requisito fundamental que debe cumplir cualquier vehículo para circular por las calles y rutas de nuestro país, sino también una acción que brinda tranquilidad a todos los ciudadanos que circulan por la vía pública.  

La RTO es una revisión periódica del estado mecánico y de emisión de gases contaminantes de los Automotores que circulan en la república Argentina. Si bien estos controles se pueden realizar de manera particular en cualquier taller dedicado a estos temas en especial, la RTO es una constancia legal, oficial y estandarizada que indica que el vehículo puede circular normalmente en nuestro país. 

Las revisiones realizadas por los talleres oficiales de RTO son los siguientes: 

Neumáticos: en este importantísimo componente del automotor, se verifica que los dibujos del neumático posean la profundidad necesaria y no haya roturas estructurales en su composición. 

Tren delantero y sistema de dirección: En este análisis, se verifica la correcta deriva del tren delantero y el normal estado de todos sus componentes.

Luces: En este punto se chequea el correcto estado de operación y posición de todas las luces obligatorias con las que debe contar un vehículo. Además, se realiza la revisión de los dispositivos internos y cristales. 

Frenos: Con máquinas especiales se mide la eficiencia de los frenos (delanteros y traseros), freno de mano y el posible desbalanceo en las fuerzas de frenado de cada eje del automotor. 

Elementos de seguridad: Aquí se verifica que el automóvil cuente con el kit de seguridad, cinturones de seguridad en todos los asientos, apoyacabezas en los asientos delanteros, baliza reflectante y presencia del matafuego. Se controla también la inexistencia de modificaciones a las características originales y de fabrica del automóvil.

Suspensión: En este control se evalúa la eficacia de los amortiguadores y su posible desequilibrio en cada eje. Además, se controla en qué estado están los componentes del sistema de suspensión. 

Chasis: En cuanto a este punto se puede decir que los técnicos verifican el estado del bastidor, de los elementos estructurales, de la instalación eléctrica debajo del chasis y de la transmisión.

Emisión de ruidos y gases: Vale a aclarar que en este punto los análisis son dos. Si el automóvil es propulsado a nafta, se medirá la emisión de monóxido de carbono y de hidrocarburos no quemados. Si, por el contrario, el automóvil es propulsado por combustible diésel, se medirá la opacidad. En ambos casos se controlan además el escape, el ruido generado por éste y los humos visibles.

Bocina: Se revisa que la potencia de esta sea la adecuada.

Identificación del automóvil: Aquí se verifica el número de chasis con el fin de corroborar que el mismo concuerde con la información expuesta en la cédula verde.

Como vemos, la revisión es amplia y en profundidad de detalle. Esto permite que no solo el conductor y los acompañantes puedan viajar tranquilos sino también porque un parque automotor nacional, completamente verificado, brinda tranquilidad al evitar posibles accidentes debido a fallas mecánicas